En detalle

Modelo de Thomson


El modelo de Dalton permitió explicar varios fenómenos y contribuyó en gran medida a la evolución del conocimiento de la materia. Sin embargo, no consideró la naturaleza eléctrica de la materia.

La electricidad se había estudiado desde el siglo XVIII, y los científicos estaban avanzando en nuevas investigaciones y experimentos. La teoría sobre la existencia de una partícula de materia cargada negativamente, el electrón, se consolidó.

Nuevos conocimientos, nuevas preguntas, y el modelo de Dalton no satisfizo, ya que no explicaba la existencia del electrón. Era necesario, entonces, un modelo que se basara en el hecho de que la materia, por lo tanto el átomo, tiene partículas con una carga eléctrica negativa y supuestamente también contiene partículas con una carga eléctrica positiva.

Aproximadamente un siglo después de Dalton, el científico inglés Joseph John Thomson Propuso otro modelo para explicar el átomo, teniendo en cuenta el conocimiento existente sobre la electricidad.

En 1887 Thomson afirmó que el átomo sería una esfera neutra, masiva, no homogénea, compuesta de un fluido positivo en el que se dispersarían los electrones.

En el modelo de Thomson, el átomo sigue estando representado por un pequeña esfera masiva, pero revela el átomo como una estructura compleja y divisible.

Este modelo de átomo es llamado por algunos de “Pudín de pasas”: la masa del pudín sería la carga positiva, y las pasas esparcidas sobre el pudín serían las partículas negativas: los electrones.

El descubrimiento y los estudios de la radiactividad, así como los importantes avances tecnológicos, llevaron a los científicos a especular más sobre la composición de la materia y la estructura del átomo.